Así es el auto insignia de la edición 101 de las 500 Millas de Indianápolis

Corvette_Indy500_04

La edición 101 de la mítica carrera norteamericana se disputa este domingo en Indiana, con la principal novedad que tendrá en su parrilla de largada al piloto español de la Fórmula 1 Fernando Alonso.

En la pista, veremos por decimocuarta vez un clásico americano ser el encargado de abrir las vueltas de formación previas al arranque: el Chevrolet Corvette.

En esta oportunidad, la versión que recorrerá el óvalo de Indianápolis será el Grand Sport, presentado recientemente en el Salón Internacional del Automóvil de Ginebra. El modelo presenta algunas mejoras mecánicas respecto al original y obviamente una renovada estética, diseñada especialmente para esta carrera. Vale mencionar que el desarrollo de este modelo proviene del Corvette C7.R GTE Pro, ganador de las 24 Horas de Le Mans el 2015.

The 2017 Chevrolet Corvette Grand Sport Indianapolis 500 Pace Car at Indianapolis Motor Speedway in Indianapolis, Indiana. The Corvette Grand Sport will pace the field at the start of the Verizon IndyCar Series Indianapolis 500 race on Sunday, May 28, 2017. (Photo by Chris Owens/IMS for Chevy Racing)

Chevrolet Corvette Grand Sport Indianapolis

El motor atmosférico es un bloque V8 de inyección directa de 6.2 litros con 460 caballos de fuerza, 630 Nm de torque y transmisión automática de ocho velocidades. Con el paquete Z07 que lleva instalado, ofrece una capacidad promedio de 1,05 g en las curvas, y hasta 1.2 g.,  y va de 0 a 100 km/h en menos de 4 segundos. El cuarto de milla lo recorre en 11.8 segundos.

Las ruedas son un diseño específico para el Grand Sport: 19 pulgadas para las delanteras y 20 pulgadas para las traseras, las que incorporan el sistema de frenos Brembo de discos carbono-cerámicos con rotores de 14 pulgadas; control magnético de suspensión con barras estabilizadoras, diferencial electrónico y neumáticos de alto rendimiento Michelin.

indianapolis-500-1

Chevrolet Corvette Grand Sport Indianapolis

La pintura es especial para la ocasión: color blanco (lo habitual en los últimos años de la carrera), con un serigrafiado con el logo de la edición 101 de las 500 millas de Indianápolis en color azul y rojo, haciendo referencia a la bandera estadounidense.